Un poco de historia... La historia del campamento  Maranatha se inicia en el año  de 1971. Extrema derecha: Ronie L.  Brunson, director fundador de  Campamento Maranatha.  Logotipo de la primera  playera que se utilizó en  el campamento.  El campamento Maranatha tuvo en su  inicio, un grupo de jóvenes del Instituto  Evangelístico de México y de algunas  iglesias presbiterianas de la región, fue  tanta la bendición al trabajar con este  pequeño grupo de jóvenes que la visión  fue llevar a cabo campamentos  juveniles con el fin de renovar su vida y  motivarlos para servir en sus iglesias  de origen. En el verano del año 1972, se llevó a cabo  el primer campamento para niños de 8 a  12 años de edad, al siguiente año se  agregó un semana para adolescentes, el  número de camperos era pequeño, ellos  mismos trajeron alimentos tales como  arroz, frijol, azúcar etc,  para suplir la  necesidad de la alimentación durante el  mismo y asi se realizó con éxito el primer   campamento, conforme fueron pasando  los primeros años, el número de  camperos creció hasta que hubo la  necesidad de limitar la asistencia.  Originalmente las actividades de los  primeros campamentos se realizaron en  la Casa de la Misión, mejor conocida  como la Casa Maranatha, con domicilio  en las calles de Quezada y Zaragoza  En el mes de febrero de 1978, se compró  un terreno de 7 hectáreas con la finalidad  de organizar los campamentos, fue algo  muy   especial, bendición y milagro, debido a la  forma en que Dios suplio la necesidad para  continuar con el ministerio, con este hecho la  visión y misión del campamento se cimentó  aún más, los dormitorios eran de carrizo,  material muy común en la zona, los  confidentes de aquella época construían sus  propias cabañas, aún hoy en día cada grupo  de camperos se refiere a su dormitorio, como  una cabaña. Las cabañas fueron utilizadas mucho  más tiempo por los hombres pues las  mujeres ya disfrutaban los dormitorios   actuales, mientras que los hombres  tuvieron que utilizar despúes una especie  de palapa en la cual se integraron todas  las cabañas de hombres, de aquella  palapa aún queda como vestigio la  plancha de cemento justo a la entrada  del nuevo auditorio, junto al camino de  acceso al comedor. En los primeros años, el personal fue   seleccionado entre los jóvenes de las  iglesias presbiterianas de la región, del  Instituto Evangelistico de México y del  Instituto Evangelístico Rio Grande, este  último ubicado en el valle del mismo  nombre al sur del Estado de Texas, en los  Estados Unidos de Norteamerica, sin duda  cada unos de los hermanos que han  participado a lo largo de estos años ha  tenido mucho que ver con el exito del  mismo, recordamos con cariño -y solo por   citar a algunos- de la epoca de los 70's y  80's: Francisco Delgado, Angela Aguilar,  Tabitha Cordero, Rebeca Albarran, José  Juan Diaz, Blanca Rocha y especialmente a  Fausto Careaga quien por varios años  participo apoyando con la alabanza, pues  tocaba el piano en las reuniones vespertinas  que tenian los camperos de aquellos años  en el auditorio del "pilon", el piano aún  existe en el area de usos multiples junto al  comedor. En el primer año -y durante varios más- al  personal masculino se les denominaba  "Lazaros", y al personal femenino "Marthas",  al personal que trabaja directamente con los  camperos se les denomina hasta ahora,  confidentes. De izq. a derecha: Martin Arredondo, José  Luis Ramírez, Martín Reyes (quien esto  escribe) entrada del campamento principios 80's,  fotografia tomada por Ismael Arredondo.   La mision del campamento se realizaba exitosamente, muchos jóvenes conocían la  Palabra de Dios y aceptaban en su corazón a Cristo, al término del mismo  regresaban a sus hogares e iglesias con ánimos renovados y motivados a trabajar  pero, el enemigo trato de afectar esta labor pues, una persona deshonesta trato de  apropiarse del terreno e instalaciones para destinarlas a un propósito distinto. Después de estar sin actividad durante varios años, reinicio el programa de  campamentos en los años de 1997 con un grupo de jóvenes de la Iglesia  Presbiteriana de Rio Verde y para el año de 1998 se logro extender un poco más el  programa.  En el año de 1999 se comprometieron un grupo de 50 personas para trabajar en el  ministerio del campamento.  En el verano de 2001 se alcanzó un  numero de 150 camperos por semana, es  decir: 600 camperos en las semanas  programadas para el verano de ese año,  la mayoría de ellos hicieron una decisión  por Cristo, por lo cual oramos para que el  Señor siga animando a todos estos niños,  adolescentes y jovenes en sus lugares de  origen. En aquel verano participaron hermanos  del Seminario Biblico de Puebla, asi  como jóvenes de las ciudades de  Monterrey, Nuevo León; Cd. Victoria,  Tamaulipas; y de la capital del Estado de  San Luis Potosí, asimismo hubo  participacion de jóvenes de otros paises  como Ecuador, Bolivia y Peru, es asi  como el ministerio del campamento se  ha enriquecido con la aportacion de los  hermanos en la Fé que arriban para  servir año con año. En el verano de 2002 fue necesario   ampliar a dos semanas las actividades  para los niños ya que la demanda de  camperos se incrementó y ya no era  posible recibir a todos en una semana,  asimismo en el año 2003 se inicio la  ampliacion de los dormitorios de  mujeres, agregando un cuarto más a un  módulo, la intención siempre ha sido  seguir ampliando las instalaciones para  recibir a todos aquellos que desean venir  cada verano. A partir de la reapertura de actividades del  campamento, muchos jóvenes han  participado apoyando al mismo, en la  planeacion, organizacion y desarrollo de las  actividades de las semanas destinadas a  niños, adolescentes y jovenes, damos  gracias a Dios por sus vidas y dedicacion,  llegan a término ciclos para el campamento  y una nueva generacion de confidentes y  auxiliares se inicia cada cierto periodo, no  omitimos mencionar a Jorge Gómez “el  scout” colaborador por muchos años y que  con el tiempo llegó a ser Presidente de la  asociación cristiana: Campamentos  Cristianos Internacionales -México-. (CCI)  Através del tiempo, el campamento ha  tenido 4 directores: el Rev. Ronie L.  Brunson, director fundador,  posteriormente  fue el hno. Daniel  Bautista y le siguió en el cargo el hno. Itiel  Salido. El director hasta el año 2014 (en la época  de reapertura) fue el hno. Adulfo Berlain  Morales Rodriguez, le acompañaron en el  ministerio su esposa Martha Acosta y sus  tres hijos, el Señor bendijo el ministerio  por el entusiasmo y dedicacion del hno.  Adulfo.   Después de 40 años de actividades en el terreno propio del campamento... nos  encontramos a ex-camperos que ahora son maestros, misioneros, pastores y  líderes, sirviendo y ministrando en iglesias cristianas, el campamento ha  influenciado sus vidas, son cristianos comprometidos con el Señor, asi el  Campamento Maranatha cumple (y seguirá cumpliendo) su proposito de servir  al Señor. Esta historia continuará!... ---------------------------------------------------------------------------------------- Fotografía histórica del campamento: Bob Kracht Fotografía reciente: Luz Escrita      y del webmaster Texto: Campamento Maranatha/Martin Reyes Villarreal ---------------------------------------------------------------------------------------- comentarios a: mreyes_v@yahoo.com    fecha de edición 17 enero 2015.